Donostia – Natura hila (1884)

Iturria: Impresiones – Notas de mi cartera (Euskal-Erria : revista bascongada, 1884)
Alfredo Laffite (1854-1934)
Muerta Naturaleza. 183 orr.
Koldo Mitxelena Kulturuneko liburutegiaren jatorrizkoa (Gipuzkoako Foru Aldundia)

¡Oh! y qué congoja asalta al observador que estos dias de invierno vé el panorama que abarca su vista, rígido, frio, muerto!
Si mira al cielo, las nubes plomizas, sin movimiento, faltas de aire que las empuje, parecen hallarse amenazando nuestras cabezas de una lluvia de plomo; en la tierra, en el campo, ni el más leve ruido: los árboles desnudos, con sus flexibles ramas quedas, sin que discrepen un ápice de la posicion tomada, faltas tambien del ligero vientecillo que las bambolea; las lejanas montañas blanqueadas en sus cimas por esa pintura de la naturaleza, tan fria como bonita, y que hemos dado en llamarla nieve, y las próximas en triste soledad y profunda sombra; viviendas, caminos y hasta séres, todo participa de ese no sé qué que existe en la atmósfera y que nos previene de que la naturaleza ha muerto.
Así como en primavera el renacimiento vegetal domina á todo otro órden de cosas, ahora en estos lúgubres dias de invierno la actividad del hombre, su lucha por la existencia, es lo que manifiestamente indica que la tierra, aunque aletargada, vive.
Y sin embargo, al mismo tiempo que notaba este grandioso silencio de la naturaleza, una rústica boda en continuado jolgorio, compuesta de crecido número de aldeanos, bailaban y cantaban con estrépito sin igual; pero qué significan ese y otros mil ruidos semejantes en el gran silencio de la esfera? Un átomo de alegría nada más!

Deskargatu faksimila PDF euskarrian

Egilea: Alfredo Laffite (1854-1934)
Data: 01/02/1884