El crepúsculo en la aldea (1903)

Fuente original: El crepúsculo de la aldea (1903). Manuel Munoa
Euskal-Erria : revista bascongada San Sebastián T. 48 (1o sem. 1903), p. 541-543 (KM)178876. Original de la Biblioteca de Koldo Mitxelena Kulturunea, Diputación Foral de Gipuzkoa

Sí, mirad, todo callado permanece en el ambiente,
No se escucha de la azada el sonido aquel crujiente
Que rompía del terruño la corteza sin cesar;
La precoz monotonía del trabajo fuerte y duro
Ya cesó y regocijada parece la inmensa altura
Con serenas placideces sus labores coronar.
Sí, mirad, es aquella hora la más bella en todo el día,
No derrama la natura tan magnífica poesía,
El crepúsculo sublime sobre el mundo va á caer.
Y admirado, la belleza del crepúsculo de aldea
Vése, mientras el cerebro, germinando alguna idea
Se confunde en unos mares que él tan solo puede ver

(Leer texto íntegro)

Descarga facsimil en PDF

Autor: Manuel Munoa
Fecha: 13/08/1903