Gordexola – Gauzen arima (1883)

FSS_012188

Iturria: Musika lezioa : olerkia (Ed. Eduardo Delmas, Bilbo, 1883)
Nicanor Zuricalday (1845-1919)
14-17. orr

En casa de Don Juan habia un piano, yo no sé de qué autor, pero mediano; los fieltros carcomidos de polillas, roto el atril, las teclas amarillas, cojos los piés, vencidos los pedales… un piano, en fin, que casi no lo era, pero de voces tales que eran roncas, herido por cualquiera, y herido por su dueño, celestiales.
Estaba el organista una mañana ensayando en sus teclas un hosanna para el dia de Gloria,
que era aquel mismo en que pasó esta historia cuando Inés que seguia en su progreso, aquella evocación del infinito que tocaba Don Juan con embeleso, aprovechando un calderón dió un grito y preguntó entre lágrimas:—«¿Qué es eso?… ¿Cuándo me enseñas música, abuelito?»—
(…)
—«¡Inés! Cuando tú lloras escuchando el ¡Hosanna en las alturas!
y en lágrimas de amor abrasadoras,
quieres como tu abuelo,
rauda volando á las regiones puras,
beber la luz y el esplendor del cielo;
cuando de amante tórtola la queja
hace vibrar como en doliente lira
los débiles alambres de su reja;
cuando el aire en sus círculos suspira
y el árbol que recibe los gemidos,
con las trémulas ramas se estremece,
columpiando las hojas y los nidos;
siempre que el mar en sus riberas crece
estendiendo su cántico sonoro;
al despertarse el sol, cuando se acuesta,
prendiendo el velo azul con broches de oro;
siempre que el ave canta en la floresta;
siempre que manso se lamenta el rio;
y cuando el eco á tu clamor contesta,
y cuando gira un astro en el vacío…
siempre, siempre ¡ángel mió!
está sonando la divina orquesta.
El aroma, el color, la poesía,
todo es música, Inés, todo armonía;
y lo mismo el azul del firmamento
es melódico acento,
que una lira la lengua de las aves,
y un sonido el perfume de las rosas…
¿Lo ignorabas, Inés? Pues ya lo sabes;
¡la música es el alma de las cosas!»—

Deskargatu Faksimila PDF euskarrian

Egilea: Nicanor Zuricalday
Data: 23/08/1883